BIO

Mercè Sanjuan. Yo aviso, soy rebelde, tozuda e inconformista por naturaleza. Desde pequeña me he sentido atraída por la cultura india hasta el punto de estar convencida que en otra vida fui jefa de una tribu india. No intentes someterme, soy un alma libre, pero si te apetece, puedes sumarte a recorrer el mundo de los sueños junto a mi.

Con mi filosofía y mis dos largas trenzas morenas como bandera, lucharé cada día por sacar a flote la mejor versión de mi misma.

De pequeña creía que podía volar, y de mayor sueño despierta. No me gusta que los sueños acaben al amanecer. Fiel al lema “Todo es posible hasta que te demuestres lo contrario”, creo que los sueños están para cumplirlos y para cumplirlos hay que perseguirlos; empeño, esfuerzo, deseo, ingenio y, por qué no, tozudez son las herramientas que tenemos para hallar la fórmula para lograrlos. Ya lo decía John F. Nash <matemático Nobel de Economía> “en cada intento aumenta la probabilidad de conseguirlo” y no solo lo decía, sino que predicaba con el ejemplo puesto que luchó toda su vida por llevar una vida normal pese a su enfermedad (esquizofrenia). Casos así nos muestran cuan fascinante es ver como se pueden conseguir cosas que a priori parecen imposibles, y por eso me fastidia lo incapaces que somos a veces de ver nuestro potencial total y de ver como nos rendimos mucho antes incluso de intentarlo.

He logrado hacer de mi vocación mi forma de vida. Mi día a día consiste en dar forma a conceptos o ilusiones abstractas, cimentarlos sólidamente, buscar los recursos necesarios, darles forma y obtener resultados tangibles, creando proyectos a medida para cada reto que se me ponga por delante. Soy Productora Ejecutiva en Gordon Seen, la Agencia/Productora especializada en contenidos on-line que fundé junto a mi hermano, Valentí Sanjuan.

Cuando esta orgía de desafíos profesionales me lo permite, saco a la deportista que llevo dentro. Esta deportista ha evolucionado (yo creo que mejorado) atrás queda la Mercè Sanjuan que entrenaba para batir a todas sus rivales en 100 metros vallas, la que buscaba mínimas para clasificarse en Campeonatos Europeos, o la que solo entendía el deporte como sinónimo de victoria. Amo al deporte, como método para mantenerme joven y saludable y, sobre todo, como canal para conocer nuevas personas, nuevas historias y nuevos lugares. Hoy compito contra mi misma, intentando mejorar, y sobretodo, intentando ganar en felicidad.